Trabajo farmacéutico: funciones dentro de la farmacia

Dentro de la oficina de farmacia podemos encontrar varias categorías de trabajadores. Pero en la cima de esa imaginaria pirámide laboral que existe dentro del trabajo farmacéutico se encuentra el farmacéutico titular.

Se trata de la persona que cuenta con una Licenciatura de Farmacia. Persona que ha sido autorizada para la instalación y el funcionamiento de la oficina de farmacia.

Por tanto, será sobre esta persona sobre la que recaiga la organización del trabajo, la gestión del equipo humano o el nombramiento de un farmacéutico sustituto en los casos en los que sea necesario. Pero veamos un poco más a fondo cuáles son las funciones que desempeñan.

Funciones del trabajo farmacéutico

Lo primero es que, según la ley española, la presencia del farmacéutico es una condición y requisito inexcusable. Imprescindible para que se pueda producir la dispensación al público de medicamentos. Por ello, se debe adecuar el número de profesionales con el que se cuenta para el desarrollo del trabajo farmacéutico. Durante todas las horas de apertura de la oficina de farmacia se debe cumplir.

En caso de que se produzca una cotitularidad en la farmacia, se deberá establecer un horario por turnos durante el horario mínimo obligatorio. Si aun así, esto no fuera suficiente para cubrir todo el tiempo necesario, se deberá contar con un farmacéutico adjunto.

Dentro de las funciones en el trabajo farmacéutico, se debe prestar especial atención a la adquisición de medicamentos y productos sanitarios, la custodia y conservación de medicamentos y productos sanitarios, la elaboración y dispensación de fórmulas magistrales y preparados oficinales, la dispensación de medicamentos o la información sobre los mismos.

También se incluye en este trabajo farmacéutico la necesidad de realizar el seguimiento del tratamiento farmacoterapéutico, la farmacovigilancia de los pacientes, la custodia de las recetas dispensadas junto con otros documentos sanitarios y las funciones relacionadas con la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

La labor dentro del auxiliar de farmacia

Como indica la ley, deben preocuparse de adquirir los medicamentos, o principios activos para las fórmulas magistrales. Estos son necesarios para asegurar a la población el suministro continuado de los mismos y siempre a los laboratorios y almacenes de distribución legalmente autorizados.

Los encargados de velar por el correcto trabajo farmacéutico, no podrán adquirir medicamentos no autorizados en España por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Tampoco medicamentos en envase clínico, salvo que se realicen dispensación a clínicas, hospitales, etc, o medicamentos de uso hospitalario.

Asimismo, están obligados a mantener unas condiciones ideales de temperatura, humedad y luz.  Requisito para asegurar la adecuada conservación de cada medicamento. También debe retirar los medicamentos o productos sanitarios que se encuentren caducados o retirados por la Autoridad Sanitaria.